Jujuy: 80% de Plomo, 100% de bronca

Versión para impresión
Jujuy: protesta contra plomo

El pasado lunes 22 de diciembre del 2009 la población de Abra Pampa se movilizó ante la falta de respuesta oficial. En medio de una explanada en la puna jujeña está la ciudad de Abra Pampa. Durante años trabajó en el centro de su ciudad la fundidora de plomo Metal Huasi.

Años han pasado desde que, de un día para el otro, cerraron sus puertas dejando una montaña de residuos contaminantes. Hoy la gente de ese lugar, grandes y chicos, sufren de saturnismo, enfermedad que se produce por el contacto con el plomo. Tienen plomo en sangre, tienen un futuro oscuro.

LOS FONDOS INTERNACIONALES QUE NO ESTAN

El BID en 2007 aprobó una partida de 50 millones de dólares dentro del PROGRAMA DE GESTIÓN AMBIENTAL PARA UNA PRODUCCIÓN SUSTENTABLE EN EL SECTOR PRODUCTIVO ( Préstamo AR-L1026), destinado, entre otras cosas, a las "remediaciones ambientales" en la Argentina. Abra Pampa debió recibir 7,85 millones para que se lleven adelante: la remoción del material abandonado, el tratamiento de los pobladores afectados (casi toda la población), así como implementar medidas que permitan evitar futuras contaminaciones.
Luego del escándolo que resultó de la investigación de un equipo de la Universidad Nacional de Jujuy, a cargo de la Dra. Bovi Mitre, y la difusión que logró, la provincia hizo un acuerdo con Mina El Aguilar para que técnicos de esa empresa lleven adelante la remoción del material. El trabajo duró poco y nada, pero lo suficiente como para que, cuando vinieron veedores de la Secretaría de Minería de Nación y del BID, "la obra de remediación se estaba llevando adelante".Hoy y como denuncia la nota que se adjunta de la Multisectorial a cargo de dicho corte, hace 1 año que se dejaron de hacer los trabajos al respecto. Han dirigido notas al gobierno de la provincia de Jujuy para que el mismo dé cuenta de la utilización de los recursos, pero no han tenido respuesta alguna. No hay información sobre el tratamiento de las personas afectadas, ni tampoco sobre medidas para evitar futuras contaminaciones.

UN POCO DE HISTORIA

Hacia 1986 el Ministerio de Bienestar Social de la provincia de Jujuy hizo análisis de sangre a los pobladores y encontró alarmantes datos de la presencia de plomo en sangre. ¿Qué hizo entonces el gobierno? Nada, acalló los datos.

Acalló estos efectos en la población:
“el envenenamiento por plomo afecta casi todos los sistemas en el cuerpo, y comienza sin síntomas evidentes.
El plomo puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo de los niños y, en niveles muy altos, puede ponerlo en estado de coma, generar convulsiones y hasta causar la muerte.

Inclusive niveles bajos de plomo, pueden resultar dañinos y han estado relacionados con una reducción de la inteligencia, un deterioro del desarrollo neuro-conductual, una menor estatura, crecimiento lento, y problemas de audición.” (Centro Nacional de Salud Ambiental de los Estados Unidos)

Tan vergonzosa es la actitud del los gobernantes que hasta les siguieron faltando el respecto cuando en el año 1990 aprobaron la Ley n° 4523, que establece: Art. 1-."Establécese en todo el territorio de la Provincia de Jujuy, la denuncia de carácter obligatorio, por parte de los hospitales públicos, privados y de los profesionales médicos que asistan a personas con posibilidades de padecer saturnismo. / Art. 3: Facúltase a la Secretaría de Salud Pública para que proceda a la instalación de lugares especiales para la atención y tratamiento específico de los enfermos de saturnismo, con las adecuaciones presupuestarias que sean necesarias."
Una ley que suena muy bien, pero que desde su aprobación hasta el día de la fecha (19 años después) no sólo no creó un centro de atención para toda la población puneña, sino que además los que están a cargo del centro de salud de lugar, siguen negando la situación en el tamaño de su gravedad.

MARCHAS POR LA VIDA
La población de Abra Pampa aprendió, luego de tanto años de abandono, que deben luchar. Ayer el Sr. Marcos, uno de los voceros de la movilización social, decía por FM Azul de Tilcara: "los coyas sabemos que debemos pelear, porque de esto depende el futuro de nuestros hijos"

3 veces marcharon los 220 km que los separan de San Salvador de Jujuy (capital de provincia), dejando sus trabajos, hacienda y familia. Al borde de la ruta, con una mezcla de bronca y esperanza desandaron la Puna, cruzaron la Quebrada de Humahuaca y llegaron al Valle, a la capital. Pero en cada una de las marchas obtuvieron nuevas promesas que se deshicieron una tras otra. La última vez fueron recibidos en el estacionamiento de la gobernación por un secretario de un funcionario sin poder de decisión.

Otra vez volver a la aridez de la Puna, a darle lucha a la vida de todos los días, a saber que sus hijos tienen plomo en la sangre, con los miedos de lo que les producirán a futuro. Porque hasta se olvidan de hablar de ellos mismos que también tienen plomo en la sangre.

Marchan por la vida, por el derecho primero y máximo.

AL DISCURSO PRO-MINERO

Jujuy ostenta el título de "capital nacional de la minería" y cuando el Secretario de Minería nacional Mayoral se refiere a la situación de Abra Pampa, se justifica diciendo que "el problema se dió cuando no existían la nueva legislación ambiental al respecto de la actividad minera". Una forma elegante de lavarse las manos y además de hacer una ostentación mentirosa de lo "avanzadas" y de "vanguardia" que son las nuevas reglamentaciones mineras.

El discurso pro-minero en Jujuy no sólo no disminuye, sino que aumenta día a día.
Mientras el gobierno sigue aprobando emprendimientos mineros a Mina El Aguilar (quien reconoce la contaminación en sus informes de impacto ambiental); en Mina Pan de Azucar el río de drenaje ácido y la contaminación de la napas están provocando un éxodo de la población; Mina Pirquitas (con acusaciones penales por contaminación) re abrió su explotación y ahora de manera masiva, a cielo abierto; en Yacoraite una empresa suizo-canadiense pretende abrir una mina de uranio, material radioactivo y cancerígeno; en todos los salares y lagunas de la Puna, avanzan ahora las mineras del litio.

La burla no tiene límites, como tampoco la impunidad con la que se mueven funcionarios y políticos, amigos para los negocios de este tipo.

EL AGUA, LA VIDA Y EL TRABAJO

La Puna, afirman los políticos de turno, es un DESIERTO. No es que no saben de que ahí vive gente, lo importante es que la población compre el discurso de Gioja que dice: "que arriba de los 4.000 msnm no hay otra opción que la minería". Lo que hace falta es que la gente entienda a la Puna como un "desierto" que hay que hacerlo "productivo".

¿Está mal pensar que estos discursos se acercan a los que sustentaron los genocidos en la Patagonia y en la región del Chaco? ¿Leeremos en libros de historia de acá a 100 años de qué en realidad ahí había gente y nos rasgaremos las vestiduras recién entonces? ¿Esto es solo un problema de los medios de difusión o de el interés público?

De los pocos datos que se tienen sobre la actividad minera -cuando el país sufría sequías y las empresas estatales y privadas del agua pedian "racionalizar", un dato vió la luz: Mina Pirquitas en medio del "desierto" que es la Puna, usa más de 3.000.000 de litros de agua dulce por día.

El agua, el recurso indispensable para la vida de todo sobre la tierra, se derrocha y contamina día a día. Y la idiosincracia de los pobladores que han vivido miles de años como agricultores y ganaderos, es burlada nuevamante. Para eso no hay agua.

¿Quien le dice al Estado que deje las mentiras en pos de seguir con la misma política de ocultamiento y avance de la mineria contaminante? ¿Cuánto sale hacer las obras necesarias para sacar esa agua y usarla para el riego de esa tierra fértil, pero falta del recurso vital?

A 4.000msnm y a más aún hay otras opciones. Que superan la calidad de "sustentables" con las que todos se llenan la boca en sus discursos. A esa altura y a más, el agua dió vida siempre. A esa altura y a más, hay gente hace miles de años que vive.

La política es hacer dinero en los 4 años que están en los puestos, es vender el discurso de "progreso y desarrollo", es dar en una población de casi 10.000 habitantes, 100 puestos de trabajo mineros y así comprar voluntades.
Hace falta trabajo como en todos lados, pero esa ecuación sólo puede cerrar en medio de coimas.

Las inversiones con muchos ceros que anuncian serían menores y se lograría que la Puna tenga agua suficiente, porque sus reservas bajo la tierra son muchas.
Y cuando esa tierra recibiera el riego necesario, los puestos de trabajos se multiplicarían por miles, la gente seguiría adelante con sus prácticas milenarias, la gente -en definitiva- no dependería de 100 puestos de trabajo, ni de planes sociales, de bolsones y otras limosnas.

La gente viviría dignamente de su trabajo, no se enfermarían ellos ni sus hijos, pero por sobre todo serían autónomos.

HACIA DONDE VAMOS

No es casualidad que en esos lugares en donde se conservan el agua, aire y tierra mas puras estemos los originarios de estos lugares. No es casualidad que con leyes y tratados es el estado nacional quien desconoce sistemáticamente la soberanía sobre ese territorio.

Este sistema neo-liberal-capitalista de un consumo voraz y mortal tiene los ojos puestos sobre nuestras tierras...para hacerlas trizas y sacar de ellas las "materias primas" que necesitan.

Ya en el Congo hay muerto alrededor de 4 millones de personas en la "guerra del coltan", pareciera que los pueblos de África como los de América "cargan" con la maldición de tener bajo sus pies o sobre el raz de su tierra, aquello que mueve la ambición de muchos.

Pero somos más, pero nuestra forma de vivir que seguimos ahondando en profundidad y celebración con la madre tierra, ésa que viene desde tiempo inmemoriables, ésa la única manera de permanecer sobre este planeta.
El discurso de la redistribución de la riqueza, de la nacionalización de los recursos, de que haya menos pobres, de la tributación de las explotaciones de la naturaleza; todos están dentro del mismo discurso del sistema contra el que luchamos. Y ninguna de esas medidas queriéndonos convencer de los "beneficios" o del "progreso y desarrollo" (términos dichos dentro de la visión capitalista) ninguna de ellas ni de otras que repiten o inventan en el desesperado intento de seguir beneficiéndose de nosotros, ninguna nos salvará.

Tenemos un planeta que es finito, y que está mostrando sus límites con mayor intensidad (grandes sequías, grandes inundaciones, derretimiento de los glaciares y polos...) tenemos como seres humanos dentro de este sistema una voracidad, de la cual somos cómplices en mayor o menor medida, que nos pondrá un límite a nuestra subsistencia.

Hoy no solo peleamos por el territorio, por los cauces de agua o por el no a la minería extrajera. Hoy creo que tenemos la oportunidad de lanzarnos a una nueva forma de vida en este planeta, si es que realmente nos importa a futuro, si realmente nos importa lo que queda para los que vendrán. Si no desconoceremos ese vínculo generacional que nos permitió vivir estas hermosas tierras, seremos respetuosos del antes y del después.

Hoy estamos peleando por el derecho máximo, el derecho a la vida. Tiempos únicos e históricos en donde deberemos vernos uno a uno en nuestras propias contradicciones y explorar en el tiempo para reconciliarnos en un equilibrio real con la naturaleza.

Fuente: Remo Leaño / Jallpa Yawar
Movida NIMUENDAJÚ "El que crea su casa"
Tilcara - Quebrada de Humahuaca - Jujuy - Argentina