Niños birmanos refugiados en EEUU envenenados con plomo

Versión para impresión
Grave contaminación por plomo de niños birmanos

Muchos niños birmanos refugiados llegados a Estados Unidos tendrían niveles peligrosamente elevados de plomo en sangre, según revelaron análisis.

Un equipo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) halló que el 90 por ciento de 642 niños birmanos en territorio estadounidense tenían algún nivel de plomo en sangre.

El 5 por ciento tenía envenenamiento con plomo, lo que incluye a casi un 15 por ciento de menores de 2 años.

La exposición al plomo puede alterar el desarrollo cerebral de los niños pequeños.

El equipo de los CDC se concentró en los niños birmanos que habían vivido en uno de tres campos de refugiados de Tailandia antes de viajar a Estados Unidos.

En el 2008, surgieron informes de altas tasas de envenenamiento con plomo en los niños que llegaban a Estados Unidos después de vivir en esos campos, lo que sugería que por lo menos una parte de la exposición al plomo habría ocurrido en esos lugares.

El equipo de los CDC halló que casi todos los 642 niños refugiados en los campos evaluados en el 2009 tenían niveles de plomo en sangre que se podían detectar, mientras que la cantidad de chicos con envenenamiento era varias veces más alta que la registrada en niños estadounidenses.

El 7 por ciento de los menores de 6 años, el grupo con más riesgo, estaban envenenados con plomo, comparado con el 1 por ciento de la población infantil de Estados Unidos. En los refugiados menores de 2 años, la cifra era del 14,5 por ciento.

Los CDC estiman que un niño sufre envenenamiento con plomo cuando tiene por lo menos 10 microgramos de plomo por decilitro de sangre. Sin embargo, un panel de expertos federal acaba de recomendar reducir ese umbral a 5 mcg. Se sabe que incluso exposiciones a menos de 10 mcg/dL están asociadas con una reducción del coeficiente intelectual (CI) de los niños.

Los CDC recomiendan evaluar los niveles de plomo en sangre a todos los niños refugiados a los tres meses de llegar a Estados Unidos.

Para el equipo de la doctora Tarissa Mitchell, este estudio es el primero que analiza las concentraciones de plomo en estos niños antes de que lleguen a Estados Unidos. Y los resultados señalan algunos factores que pondrían en riesgo a los pequeños mientras están en los campos de refugiados.

En el hogar, los factores más comunes de envenenamiento con plomo son la exposición a las baterías de automóvil, que muchas familias utilizan para alimentar artefactos eléctricos. Los menores de 2 años son especialmente propensos a tocar o morder esas baterías.

Los niños pequeños tratados con medicamentos en los campos de refugiados también eran más propensos a estar envenenados con plomo. Estudios previos habían identificado algunos remedios tradicionales contaminados con plomo.

Cuando el equipo de Mitchell evaluó siete fármacos en venta en los campos de refugiados de Tailandia, identificó uno (un fármaco multipropósito llamado Gaw Mo Dah) con niveles de plomo por encima de los aceptados para los alimentos en Estados Unidos.

Pero el factor más importante fue la anemia, que a menudo ocurre por deficiencia de hierro. La anemia aumenta la susceptibilidad infantil al envenenamiento con plomo.

Los CDC recomiendan que cuando se les evalúan los niveles de plomo a los niños refugiados en Estados Unidos, también se determine si tienen anemia y cuál es su estado nutricional.

FUENTE: Pediatrics, online 16 de enero del 2012
(Reuters)