Playas de Mar Caribe contaminadas con plomo

Versión para impresión
Experta mexicana de UNAM tomando muestras sedimentos contaminados  Mar Caribe

Metales pesados como el mercurio, arsénico y plomo han sido identificados en sedimentos de la zona costera del Mar Caribe, mediante un estudio regional en el que participan especialistas de 12 países latinoamericanos, encabezados por Ana Carolina Ruiz, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM.

Técnicas nucleares, como el método de fechado que utiliza al isótopo radiactivo plomo-210, con el que se permite establecer la geocronología de sedimentos marinos para evaluar cómo se han desarrollado las tendencias de la contaminación en los últimos 100 a 150 años, los investigadores han indagado sobre las formaciones rocosas costeras que se han acumulado a menos de 50 metros de profundidad.

Las muestras se llevaron a laboratorios de los 12 países, donde cada uno realizó parte de su estudio, y en el caso de los análisis de plomo-210, México prestó asistencia para las muestras de Guatemala, Colombia, Panamá y Venezuela.

Con este proyecto, según Ruiz Fernández “existe ahora en el Gran Caribe la capacidad técnica y el equipamiento provisto por la OIEA (Departamento de Cooperación Técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica) para hacer evaluaciones de tendencias temporales de contaminación, tanto para metales pesados, como para hidrocarburos”.

Las recopilaciones se realizaron desde barcos, con el uso de nucleadores de gravedad, que son básicamente tubos de PVC transparente, de un metro de largo, que al ser lanzados desde las embarcaciones se encajan en el fondo del mar y retienen los sedimentos en el interior, donde permanecen acomodados en capas ordenadas, del mismo modo que se encontraban dentro del mar.

“La tasa de acumulación reciente en la zona costera es típicamente de alrededor tres milímetros por año; de esta forma, 100 años se encuentran registrados en los primeros 30 centímetros de la columna sedimentaria. Por ello no requerimos más de un metro de profundidad para el análisis de las tendencias de contaminación”, aclaró la científica.

En México se obtuvieron muestras sobre el lecho del río Coatzacoalcos y hallaron que las concentraciones de metales pesados e hidrocarburos son muy similares a todo lo largo y hasta la desembocadura.

No obstante, se hizo evidente que, a partir de la década de 1980, año en que iniciaron las funciones de los complejos petroquímicos Morelos y Pajaritos, hubo un cambio en el tipo de sedimento que llegaba normalmente a esta área, registrando un mayor aporte de material terrígeno y aumento en las concentraciones de arsénico, mercurio y plomo.

Este plan es el primero que se hace de manera colectiva en la zona, y cuenta con el financiamiento del OIEA y la colaboración de especialistas de México, Venezuela, Colombia Guatemala, Nicaragua, Cuba, República Dominicana, Haití, Honduras, Jamaica, Costa Rica, y Panamá.

Con información de Milenio On line